De interés

Los problemas visuales pueden ser causa de fracaso escolar.

Uno de cada  cuatro  niño  presenta problemas visuales, afectando su productividad y aprendizaje,  a esto se agrega otras complicaciones que hacen de estos niños  un grupo de alto riesgo frente a los efectos de los rayos UV solares.

Debido a que los problemas visuales pueden comenzar desde una temprana edad, la falta de una buena visión en los niños puede ser responsable de que en la escuela presten poca atención a las clases, eviten hacer sus tareas y en consecuencias tengan bajas calificaciones  durante el período escolar.

Si sus hijos presentan dolor de cabeza al salir de la escuela, tienen ojos irritados al hacer sus tareas o aprietan los ojos  para hacer su acomodación visual, probablemente se deba a una dificultad en  la visión, como astigmatismo, miopía y hipermetropía que requerirá ser corregida a través del uso de lentes.

Sin embargo, además de los errores refractivos como miopía, hipermetropía y astigmatismo, existen otros problemas como el estrabismo (ojos cruzados), la ambliopía (ojo perezoso) o la ptosis (párpados superiores caídos) que también pueden alterar la vida escolar de los pequeños.

Indicadores típicos de los trastornos visuales:

  1. Bajo rendimiento escolar.
  2. Falta de coordinación óculo-mano.
  3. Fatiga visual y visión borrosa de cerca, eventual  o continúa.
  4. Dolor de cabeza sobre y a los lados de   los ojos.
  5. Salirse de los espacios al colorear un dibujo.
  6. Déficit de atención.
  7. Falta de concentración y comprensión lectora.
  8. Lectura lenta o guiada con el dedo.
  9. Distancia de actividad de cerca muy     corta.
  10. Hiperactividad en lugares cerrados.
No hay comentarios aún

Deja un comentario